SEA

Entrevistas

¿Revolución anticolesterol? Sanofi, Pfizer y Amgen lo tendrán difícil para superar las estatinas

FECHA DE PUBLICACIÓN: 27/1/2014

Fernando Civeira Murillo, presidente de la Sociedad Española de Arteriosclerosis traslada a EurActiv.es, su prudencia ante el anuncio de esta nueva generación de fármacos y subraya que, en todo caso, podrían ser complementarios, pero no sustitutos de los tratamientos existentes.

 

Es normal que las grandes empresas farmacéuticas compitan y hagan investigaciones sobre el tratamiento de la hipercolesterolemia (colesterol malo o LDL) porque es un tema realmente trascendente.

 

La mayor parte de las enfermedades cardiovasculares tienen, en mayor o menor medida, como causa el aumento del colesterol. Por ello, si queremos mantener una buena calidad de vida, su reducción en sangre, con niveles

bajos, es clave para la salud cardiovascular. Y digo esto porque cada vez nos damos cuenta de que la concentración de colesterol normal es más baja de lo que pensábamos hace dos años", opina.

 

Al tiempo que califica de "fenomenales" los resultados que se obtienen ya en el tratamiento con estatinas, Civeira Murillo admite que entre los especialistas existe curiosidad por conocer al detalle qué tipo de nuevo producto se lanzará al mercado. Apela, no obstante a la prudencia: Sin duda, nos damos cuenta de que, a veces, con las estatinas no es suficiente, y por tanto es lógico que siendo un tema tan trascendente  se intenten buscar fármacos mejores a los que tenemos.

 

Existe un segundo tipo de fármacos que lo que hacen es impedir la absorción intestinal del colesterol, el prototipo fundamental es la Ezetimiba, que arrastra el colesterol del intestino y lo elimina por las heces...en este momento, la combinación de estatinas con Ezetimiba, logran efectos benéficos muy importantes``, asegura.

 

Para el experto, los nuevos fármacos complementarán a los ya existentes, pero nunca los sustituirán: Los grandes laboratorios, sobre todo Sanofi, Amgen o Pfizer, han desarrollado unos nuevos fármacos, unos anticuerpos monoclonales (proteínas que imitan a las que usamos para luchar contra las infecciones) que modulan y disminuyen la actividad de una proteína que es fundamental para regular la concentración de colesterol.

 

"Las solemos llamar PCSK9, con lo cual los anticuerpos monoclonales anti PCSK9 (administrados por vía parenteral, a diferencia de las estatinas o las Ezetimibas, por vía oral) posiblemente en un futuro no muy lejano estén disponibles y vayan a  proporcionar una reducción adicional sobre los niveles de LDL a lo que ya conseguimos con los fármacos actuales. Por ello, nuestra impresión es que estos anticuerpos monoclonales que Amgen, Sanofi o Pfizer tienen ahora en desarrollo clínico pues serán un extra, quizás magnífico, pero no superando a lo que ya existe", agrega el experto.

 

"Los nuevos fármacos anti LDL son inyecciones subcutáneas, muy parecidas a las de insulina o heparina. Se administran cada quince días o cada mes. Se trata de pequeños volúmenes, inyectados con agujas casi imperceptibles por el paciente, con lo cual no es un tratamiento especialmente agresivo", explica. Según los expertos, lo que sí aportaría una novedad es llegar a conseguir niveles de LDL de 15.

 

"Sin duda no estamos acostumbrados a eso. Hasta ahora, incluso las recomendaciones internacionales más severas apuntaban a que las personas con un riesgo cardiovascular alto tuvieran un LDL por debajo de 70, y cuando conseguíamos un nivel de 50 ya era raro...con estos nuevos fármacos combinados, y subrayo la palabra combinados, con los que ya tenemos (las estatinas), y nunca de forma aislada, efectivamente a veces logramos que algunos enfermos se coloquen por debajo de 30", concluye el experto.