SEA

Noticias

Expertos piden incluir la determinación de triglicéridos de forma rutinaria en personas de mediana edad

Se calcula que un 30% de la población en este rango tiene dislipemia aterogénica

FECHA DE PUBLICACIÓN: 22/2/2018

 

La dislipemia aterogénica es un importante trastorno metabólico que cursa con un exceso de triglicéridos y un déficit de colesterol-HDL. Al igual que otras enfermedades cardiovasculares, no provoca ningún signo clínico ni ningún síntoma en la persona que la padece. Por este motivo, si no se hacen los controles de salud rutinarios, “se detecta cuando el paciente ya presenta diabetes o una enfermedad cardiovascular”. Así lo ha manifestado el doctor Xavier Pintó, presidente de la Sociedad Española de Arteriosclerosis (SEA), que apunta que es muy importante que se incluya la determinación de los triglicéridos en los controles de salud rutinarios, y no sólo el colesterol, en particular en los hombres de mediana edad y en mujeres a partir de la menopausia para, así, detectar y tratar de forma temprana la dislipemia aterogénica (que puede desembocar en una arteriosclerosis, con los riesgos que acarrea esta grave enfermedad).

 

En el marco de la sexta edición de la celebración del Día de la Dislipemia Aterogénica, en la que han participado cerca de 100 médicos españoles, organizada por la SEA, con la colaboración de Mylan, el doctor Pintó afirma que, teniendo en cuenta los estudios realizados en grandes poblaciones, se puede hablar de que al menos un 30% de la población de mediana edad tiene este trastorno, que forma parte del síndrome metabólico. Además, añade, “este porcentaje aumenta si se analiza la población diabética, población con cardiopatía isquémica o con enfermedad vascular cerebral aterotrombótica”. Según reconoce, en la población mundial se ha observado un aumento progresivo de la obesidad y del síndrome metabólico y sus trastornos, y “en la actualidad es uno de

los problemas de salud pública que más preocupan a las autoridades sanitarias y a todos aquellos que nos dedicamos al tratamiento de la enfermedad cardiovascular. De hecho, se puede decir que la dislipemia aterogénica está aumentando paralelamente a la obesidad”.

TRASTORNO LIPÍDICO

La dislipemia aterogénica, según explica el doctor Pintó, es un trastorno del metabolismo lipídico que se caracteriza, por un lado, por un exceso de triglicéridos y, por otro, por un déficit del colesterol que va unido a las lipoproteínas de alta densidad o HDL. “Todo ello va asociado a una alteración de la estructura las lipoproteínas, entre las cuales, la más significativa es la presencia de unas partículas LDL más pequeñas y densas de lo habitual, que tienen mayor potencial aterogénico”, agrega, y apunta que poseen “unas características que las hacen más agresivas para la pared arterial”. Así, considera, “en conjunto da lugar a un aumento del riesgo de padecer arteriosclerosis y las complicaciones aterotrombóticas que conlleva”.

Para este experto, además de la detección precoz, es importante actuar sobre los factores de riesgo como la obesidad o el sedentarismo y la alimentación, en particular el control calórico, la restricción de azúcares y la adecuación de las grasas de la dieta. En los pacientes de alto riesgo vascular puede ser necesario atacar la dislipemia aterogénica farmacológicamente. En este sentido, el presidente de la SEA pone de manifiesto que se está llevando a cabo “una investigación amplia y profunda” en cuanto a nuevas estrategias farmacológicas que puedan contribuir al abordaje de este trastorno, bien en mejoras en las familias de fármacos ya existentes, bien en nuevos mecanismos de acción o en nuevas dianas terapéuticas.

ANÁLISIS DE LA SITUACIÓN EN ESPAÑA

Dentro de la jornada, el doctor Jesús Millán, jefe del Servicio de Medicina Interna del Hospital General Universitario Gregorio Marañón, ha sido el encargado de presentar una actualización de resultados del Estudio PREDISAT, una investigación llevada a cabo en pacientes con diabetes mellitus tipo 2, en la que se pretende, como objetivo primario, conocer cuál es la frecuencia y cuáles son las características de la dislipemia aterogénica en dichos pacientes. “Conocer la situación real en nuestro medio nos permitirá proponer esfuerzos en los aspectos más débiles, y -con ello- mejorar la salud cardiovascular de la población”, puntualiza el doctor Millán. Puesto en marcha en 2014, y en relación directa con el Registro Nacional de Dislipemias de la Sociedad Española de Arteriosclerosis, en la actualidad el PREDISAT tiene incluidos cerca de 400 pacientes procedentes de Unidades de Lípidos de toda la geografía nacional.

El doctor Millán, en referencia a los datos aportados en la reunión, señala que los principales resultados obedecen a las características de los pacientes diabéticos según tengan, o no, dislipemia aterogénica presente, como “la presencia de otros factores de riesgo, antecedentes familiares de enfermedad cardiovascular, antecedentes personales de afectación vascular, perfil lipidio completo, y tratamiento llevado a cabo”. Así, explica, “una de las particularidades del estudio es constatar que la dislipemia aterogénica es un proceso infradiagnosticado, infratratado y -consecuentemente- infracontrolado”. A su juicio, esta triple amenaza se debe a que el esfuerzo terapéutico para controlar dicha dislipemia es menor al que se emplea para el control de la dislipemia dependiente de LDL. “La dislipemia aterogénica es muy frecuente en los diabéticos: algo más del 40% de los mismos la presentan. Y después de un tratamiento estándar, todavía un 35 % la mantienen, lo que es indicativo de que el tratamiento empleado es insuficiente”, concluye.

MÁS DE 500 PROFESIONALES

La reunión, con motivo del Día de la Dislipemia Aterogénica, tiene una periodicidad anual, por lo que en estos seis años han asistido más de 500 profesionales. Su objetivo: aumentar el conocimiento sobre la dislipemia aterogénica y los factores asociados entre los médicos asistentes. Son estos médicos de Familia, de Medicina Interna y de otras especialidades que tienen relación con el metabolismo lipídico y el riesgo cardiovascular.

Esta reunión ha contado con la participación de un experto internacional, como el doctor Alberto Zambon, de la Universidad de Padua, Italia, y con sesiones grupales en las que se han discutido casos clínicos y nuevos abordajes diagnósticos y terapéuticos.